Infobaja

Después de entrevistar a Gastélum

Por Daniel Salinas Basave 

Hace un par de semanas escribí en este espacio una carta a Juan Manuel Gastélum  en donde cuestiono su indiferencia ante la inseguridad reinante en Tijuana. Yo fui el más sorprendido por la repercusión que tuvo el texto y la reacción de la gente. La mayoría de los comentarios coinciden en que la carta refleja el sentir de miles de tijuanenses ante su alcalde.

Casi de inmediato recibí una respuesta de Gastélum, quien me invitó a sostener una reunión para ofrecerme su punto de vista sobre tan complejo tema. Cuando yo cuestionó o critico públicamente a una persona, sea quien sea e independientemente del cargo que ostente, siempre estoy dispuesto a escuchar y reproducir su réplica. Así lo he hecho siempre y así lo seguiré haciendo. Acudí a la cita y platiqué largo y tendido con el presidente municipal. Lo conozco y lo he entrevistado desde hace más de 17 años y hoy no tenía por qué ser distinto.

Le hice una entrevista centrada en el tema de la seguridad que se publicó en portada de InfoBaja. El resultado es que ahora algunas personas han cuestionado el por qué después de una carta tan dura, una semana después le doy por su lado al alcalde. Pues bien, para que quede muy claro y no haya lugar a dudas, quiero puntualizar que yo no retiro ni reconsidero una sola palabra de mi carta original. Lo que digo lo sostengo tal cual y mi punto de vista no va a cambiar mientras en Tijuana siga reinando este clima delincuencial.

Que yo le de voz a alguien no significa que me desdigo. No acudí a la cita para retractarme, sino para escuchar a Gastélum y tratar de entender sus motivos. Él expresó su punto de vista y ahí está reflejado en la entrevista. Lo que verdaderamente me sorprendió, es que Gastélum me escuchó a mí y tuvo la entereza y la humildad para reconocer que ha cometido errores, cosa que es atípica en un político, pues la mayoría son soberbios.

No se confundan ni me malinterpreten: hasta este día, 14 de septiembre de 2017, sigo creyendo que Juan Manuel Gastélum ha hecho un mal papel como alcalde. Yo me declaré y me declaro, hasta este momento, decepcionado de su gestión, pero eso no significa que no crea que las cosas pueden mejorar. El primer paso para superar un problema es reconocerlo y tener la integridad para admitir los propios errores y creo que Gastélum está consciente del tamaño del reto que tiene enfrente y de que hasta ahora no lo ha enfrentado de la manera adecuada.

Sigo creyendo que no debe mantener a Marco Antonio Sotomayor al frente de la Secretaría de Seguridad, pero él ha decidido respaldarlo y también creo que mientras esto siga así, la seguridad debe ser la máxima prioridad de su agenda. También reconozco que el alcalde heredó un problema muy complejo y que no es el único culpable. Los jueces federales tienen gran parte de responsabilidad de lo que sucede por no considerar la verdadera peligrosidad de los delincuentes que dejan libres. 

Al final del camino e independientemente de quién sea el alcalde, yo, al igual que ustedes, lo único que deseo es que Tijuana vuelva a ser nuestra y que los tijuanenses demostremos una vez más que podemos ganar cualquier batalla.