Infobaja

“Me solidarizo con los ciudadanos tijuanenses”

Tijuana.- Está en el ojo del huracán, gobernando la que en este momento es la ciudad con más homicidios en México, pero el alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, no se achica ante las críticas y afirma estar echado para adelante para revertir esta situación.

“El alcalde no se puede echar para atrás, el alcalde está echado para enfrente”, afirmó.

Reconoció que en el caso del restaurante La Espadaña la autoridad le falló a los tijuanenses y por ello fueron removidos cuatro mandos de la Policía Municipal.

 

El presidente municipal expresó su solidaridad con los ciudadanos tijuanenses que han sido víctimas de la delincuencia y pidió a los jueces federales fajarse los pantalones y pensar en el daño que le están haciendo a la ciudadanía liberando a tantos maleantes, so pretexto de que no se acreditó su peligrosidad.

“¡Por favor!, alguien que es sorprendido con un arma no es porque vaya jugar a las pistolitas”, dijo el alcalde.

En charla con Infobaja, Gastélum Buenrostro aseguró que en este momento la prioridad es que se reforme el Código de Procedimientos Penales, específicamente en lo relativo a la portación de armas, para que aquellos que sean detenidos en poder de una pistola se queden preventivamente en prisión.

En lo que va de su administración, dijo Gastélum, han sido detenidas más de 300 personas que portaban armas de fuego y casi de inmediato fueron liberadas por jueces federales. Si esos delincuentes se hubieran quedado en la cárcel habría en este momento muchos menos homicidios en Tijuana, sostuvo.

Lo que le pedirá al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong en su próxima visita, es que apuren la iniciativa preferente que deberá presentar el Presidente de la República para reformar el Código de Procedimientos Penales, a fin de reestablecer la prisión preventiva para los portadores de armas, que actualmente suelen seguir su proceso en libertad.

Contrario a lo que se maneja en no pocos medios, aseguró que la permanencia en el cargo del secretario de Seguridad, Marco Antonio Sotomayor, no está en “veremos” ni está emplazado, pues no considera que la sustitución de una persona sea la solución a una problemática tan compleja.

Aunque admitió que el reto es muy complicado, ni por un instante se ha arrepentido de ser alcalde y aseguró que en este momento solo está pensando en dar el máximo en los poco más de 700 días que restan a su administración.

Si bien reconoció que su carácter lo ha hecho cometer errores, aseguró que siempre ha estado abierto a escuchar cualquier crítica y señalamiento

“Si cometo un error díganme, señálenme. Yo siempre estoy dispuesto a escuchar y a rectificar”.

Estamos en un momento particularmente complicado en materia de seguridad.  Se batió el record de más de mil homicidios en ocho meses y no pocos ciudadanos tijuanenses han sido asaltados en lugares que se suponían seguros. ¿Qué está pasando? ¿Qué están haciendo? ¿Qué esperanzas tenemos de revertir esta situación?

Primer lugar y haciendo eco de la experiencia debo decir que es una situación que en verdad nos preocupa, una situación en donde me solidarizo con los ciudadanos tijuanenses. El alcalde no se puede echar para atrás, el alcalde está echado para enfrente. Y sí, me puedes decir de qué me sirve que estés echado para enfrente si no se resuelve nada nada. En efecto, hay que admitirlo, el camino de la solución no es rápido, no es inmediato y para ello nos hemos dado a la tarea de incrementar el equipo material de la Policía con la adquisición de cien patrullas, parte del Gobierno federal y parte del ahorro que nosotros hemos generado.

Aunado a ello tenemos que empezar desde casa, depurando a la policía, de tal manera que en este momento hay una diferencia de 30 policías menos, pero lo vamos a ir recuperando poco a poco. El tema no es fácil, no es sencillo, pero tenemos que entrarle. Aunado a ello, vamos con la sectorización de Tijuana

Tuvimos un evento muy desafortunado en un restaurante en el circuito gastronómico y removimos a cuatro mandos de la zona porque alguien no estuvo a la altura, alguien le falló a los tijuanenses y eso es parte de lo que tenemos que hacer

Sí, necesitamos mejorar nuestras vialidades, necesitamos iluminarlas, porque el malandrín busca las calles oscuras para actuar. Es un problema complejo y tiene muchas vertientes.

¿Qué se puede esperar en el futuro inmediato para revertir esta situación?

Yo le estoy apostando a que el Presidente de la República presente una iniciativa preferente. El Presidente de la República tiene la facultad de presentar una iniciativa preferente y el Poder Legislativo tiene que abocarse a la discusión inmediata de esa iniciativa y el tema en este caso es que el Nuevo Sistema de Justicia Penal, o específicamente el Código Procesal Penal debe incluir dentro del catálogo de delitos que ameritan prisión preventiva, la portación de armas de uso exclusivo del Ejército. Tiene que estar ahí.

Nosotros hemos detenido a más de 300 personas que han sido sorprendidas con armas y están en libertad, sin contar las más de 5 mil que han sido detenidas por otras faltas. Esas personas, socialmente irresponsables, no iban a jugar a las pistolitas. Iban a asaltar, a cometer algún delito y sin embargo están en la calle, siguiendo su proceso, pero en la calle. Eso para mí como tijuanense es grave, porque si yo me atrevo a denunciar a alguien, luego me lo voy a encontrar libre en la calle y me va a decir, “mira, no me hicieron nada”.

Los diputados tienen que discutir de inmediato esa iniciativa, para que se reforme el Código de Procedimiento Penales y en el catálogo de sanciones que ameriten prisión preventiva incluyan la portación de arma de fuego. Es urgente, no podemos esperar.

¿Qué le dice usted a los jueces federales?

Hemos detectado más de 500 armas y detenido a más de 300 portadores. Asumo la responsabilidad de lo que voy a decir: Si hago una multiplicación sencillita, porque la verdad es que matan de dos o tres y qué triste que tenga que decirlo yo como alcalde, pero si hacemos un cálculo, podríamos decir fácilmente que si esas 300 personas estuvieran en la cárcel tendríamos factiblemente 300 homicidios menos en Tijuana. Si lo multiplicamos por dos tendríamos 600 homicidios menos y por tres tendríamos 900. No estoy evadiendo responsabilidad ni repartiendo culpas, pero creo que el Poder Legislativo y el Poder Judicial deben asumir su responsabilidad. A los jueces federales no les puede temblar la mano y decir, “ay, pues como no me acreditaron la peligrosidad del individuo, entonces lo libero”. Por favor, eso es una grosería para el ciudadano tijuanense de bien. Eso es imputable directamente a los jueces federales, que se fajen los pantalones, sea hombre o sea mujer, como sea, pero lo tienen que hacer. No podemos quedar inmersos a la deriva en un torbellino donde nadie quiere asumir su responsabilidad.

Nosotros asumimos la nuestra como autoridad municipal. Adquirir equipo, limpiar la Policía, sacar a los corruptos, capacitarlos, certificarlos y por eso entramos al Calea. Estamos adquiriendo equipo y el Gobernador nos regaló 15 unidades móviles.

Nos metimos a la dinámica de salir con una licitación que todavía no sale para que la ciudad esté totalmente iluminada y vamos por las luminarias.

Siguiendo consejos: Mi solidaridad total con las personas de bien que han sido afectadas por la delincuencia.

¿Qué platica usted con Sotomayor en corto?

Todo esto que yo les platico deriva de lo que platico con el Secretario de Seguridad y también con la Mesa de Coordinación. La comunicación es permanente. Yo soy abogado, no experto en seguridad. Yo dependo de lo que ellos me digan y me informen para tomar decisiones. Los regidores me han solicitado una sesión privada de Cabildo para conjuntamente con el secretario de Seguridad y el director, analizar a fondo el problema y saber exactamente cómo ayudamos a combatir la inseguridad junto con la Mesa de Coordinación.

La pregunta que nos hacemos todos los tijuanenses es: ¿Hasta cuándo le va a durar el bono de confianza al secretario Sotomayor? ¿Cómo seguir manteniendo un secretario de Seguridad cuando se han batido los records de homicidios?

Yo en este tema voy a ser muy franco: no es quitando a la persona como se resuelven los problemas. Es de fondo y es un tema de corresponsabilidad en donde debemos involucrarnos todos. Por ejemplo, en el sector empresarial: eso de estar repitiendo que hay inseguridad y que hay inseguridad, genera que de repente todo mundo diga, pues hay inseguridad y después el gobierno de Estados Unidos emite una alerta y entonces los mismos empresarios contestan, espérame, no está tan grave.

No negamos el problema, pero tampoco está para emitir una alerta. Mira la calle Revolución, los hoteles, siguen teniendo gente. Sigue el tema de la inseguridad y luego sale el San Diego Union con su caricatura y nuevamente los empresarios mandaron su carta señalando que no están de acuerdo con esa imagen. Parte de la corresponsabilidad no es solo con un sector. Es la sociedad, la iniciativa privada. En una reunión que acabamos de tener un empresario dijo, yo le entro con la iluminación de las casetas móviles, y así, muchos ciudadanos empiezan a involucrase con acciones directas.

No es separando a una persona como se soluciona una problemática. Hay quienes se ufanan de tener una varita mágica, pero tenemos otra realidad jurídica con el Sistema de Justicia Penal. Ya no es nada más decir salgo y acribillo a este malandrín.

Ya no es como antes. Antes el Policía detenía, golpeaba, sacaba a la fuerza una declaración y consignaba. Hoy se debe dar cumplimiento a todos los protocolos y se tiene que trabajar con inteligencia.

Pero usted como diputado aprobó las reformas al Código Penal. ¿No vislumbraba la situación que se venía?

Ciertamente yo voté a favor y asumo la responsabilidad.

Tenemos que romper atavismos, apostar por el cambio. Nosotros creímos en su momento en la necesidad de una reforma y tiene muchas cosas positivas, pero claro, el documento es perfectible y si algo ha fallado, entonces se puede revisar y revertir. El Presidente de la República ya admitió que hay un problema de seguridad grave en todo el país. Nosotros tenemos confianza en que ahora que viene Osorio Chong nos de la buena noticia de que el Presidente ya presentó esa iniciativa  para modificar lo relativo a la portación de armas. No podemos seguir así, ni podemos seguir con la cabeza oculta. Hay que reformar ya. Si fuiste sorprendido con un arma de fuego te quedas en la cárcel y punto. Para mí como sociedad eres peligroso.

¿Entonces sí viene Osorio Chong la semana entrante?

Aparentemente sí, anunció que venía.

¿Y qué le va decir usted al Secretario de Gobernación?

Con todo respeto, y si nos permite hablar el señor, le vamos a exigir, claro que le vamos a exigir. Lo que pasa es que esas reuniones son muy acartonadas y habla nada más X y Y y se acabó. A mí no me da más ni me hace mejor levantarme y gritar, pero él dijo, “regreso en 15 días y voy a traer soluciones”. Muy bien, queremos escucharlo, ver esas soluciones  y pues le vamos a dar una oportunidad al vaquero.

¿Qué le va a pedir? ¿Más recursos, presencia federal?

Yo como ciudadano tijuanense le pido como prioridad  y de manera inmediata la reforma al Código de Procedimientos Penales. No podemos esperar más. Sacamos de circulación a más de 300 portadores de armas y si ellos siguieran en la cárcel yo estoy seguro que tendríamos por lo menos 300 homicidios menos.

¿No siente usted que se sacó la rifa del tigre y que está sentado en una nopalera? ¿No preferiría estar usted en su despacho o recibiendo una patente de notario?

No. Para nada. Yo quise ser alcalde, luché por esto. El tema de la notaría es un deseo personal, una meta de vida y si las cosas salen bien seré notario público en un futuro, pero no ahora. En este momento soy alcalde y solo estoy pensando en esto y no estoy pensando en nada más. Seguridad, luminarias, bacheo, higiene, transporte. Esas son mis prioridades. Tengo un compromiso con los tijuanenses y lo voy a cumplir.

¿Se imaginaba que iba a ser tan duro sentarse en esta silla?

 

Sí, así me lo imaginaba. Así de duro y no me sorprende. Sabía que iba a ser muy complicado el reto y lo asumo. Seis años de lenidad, seis años de dejar que la ciudad se caiga y se convierta en un paraje lunar, de dejar se cayera. Pero aquí no se trata de repartir culpas y sólo estar mirando al pasado. El pasado ya pasó. Yo estoy comprometido con la ciudad y voy a darlo todo de mí en cada uno de los más de 700 días que me restan en esta posición.