Infobaja

Abortos más recurrentes en mujeres mayores de 38

Tijuana.- Los abortos recurrentes o de repetición se diagnostican en mujeres que presentan tres o más pérdidas del embarazo antes de la semana 20 de gestación, independientemente si estos son de manera consecutiva o aun cuando exista el antecedente del nacimiento de un bebé sano, informó la directora de Vida Instituto de Reproducción Humana del Noroeste, Isabela Martínez Robles.

 

Presentar este tipo de situaciones se considera como un problema de fertilidad, inclusive  la pérdida del embarazo antes semana 28 es de interés particular para los especialistas en reproducción, ya que generalmente en estas semanas los bebés todavía no son compatibles con la vida, explicó en un comunicado.

Las causas de las pérdidas pueden ser anatómicas como defectos en el útero, tabique, septo, enfermedades sistemáticas como la diabetes, tiroides pero principalmente se tendrán motivos genéticos.

En mujeres mayores de 38 años es más frecuente que haya alteraciones cromosómicas por lo tanto son más susceptibles a presentar este tipo de abortos, no obstante, el 5% de las parejas con un problema de infertilidad los llegarán a sufrir independientemente de la edad.

La especialista aseguró que todas las parejas tienen el 11% de tener un aborto, de llegar a presentarlo se tiene del 18% al 20% de sufrir el segundo, del 29% al 30% el tercero y hasta un 35% el cuarto.

Cuando un embarazo se logra culminar de forma natural las posibilidades de tener otro es del 50% al 70%, en cambio, si ya surgieron abortos y no hay antecedente de un hijo sólo habrá entre un 20% y 25% de que se dé el nacimiento.

La Dra. Martínez Robles recomendó ante esta condición someterse a estudios para descartar que existan enfermedades genéticas, se puede realizar una descripción completa de los cromosomas de ambos, sin embargo, por las múltiples causas hasta el 50% pueden quedar sin una causa identificable debido al alcance que tienen los estudios disponibles hoy en día.

 

A pesar de ello las parejas tienen la opción de recurrir al Diagnóstico Genético Preimplantatorio (DGP), el tratamiento más novedoso para este tipo de condiciones y que consiste en la identificación de embriones totalmente sanos con mayor porcentaje de implantación, desarrollo y nacimiento, estudio para el cual se requiere un ciclo de fertilización in vitro.