Infobaja

Dan seguimiento a programa de inclusión

Tijuana.- De las 230 personas que fueron retiradas hace 19 días de las inmediaciones de la canalización del río, 200 permanecen internadas en 40 centros de rehabilitación con disposición de cambiar su vida, el faltante decidió desertar del “Programa de Inclusión de Personas en Situación de Calle”, informó el secretario de Desarrollo Social Municipal (Sedesom), Mario Osuna.

 

En un comunicado se detalla que personal de la Sedesom realiza recorridos semanales de monitoreo y en uno de ellos, a uno de los 40 centros que albergan a estas personas, dos pacientes integrados al “Programa de Inclusión de Personas en Situación de Calle" compartieron su testimonio. 

Adrián Cendeja Robledo de 42 años de edad es originario de Guadalajara, llegó a Tijuana hace más de ocho años, pero a consecuencia de malas amistades y decisiones equivocadas, su vida dio un giro inesperado y radical.

Afirma que ‘en un parpadeo’ se hizo adicto al Cristal y Heroína, condición por la que desde hace dos meses vivió en la calle.

“Perdí todo por las drogas, hoy estoy tratando de salir adelante, es muy difícil porque estoy solo, mis adicciones hicieron que incluso mi familia se alejara, durante ese tiempo mi padre murió y no tuvo la oportunidad de despedirme, siento que estar hoy aquí es una nueva oportunidad de vida, necesito y quiero salir adelante, cuando fui rescatado de la calle me sentía tan mal que no pude decir no, hoy agradezco el haber aceptado venir”, finalizó.

Al igual que Adrián, el señor Luciano Chávez Ramos de 49 años de edad es migrante nacional, originario de Colima, llegó a Tijuana hace escasos 7 meses preso del alcohol, de estos, 4 meses los vivió en la calle.

Comenta que desea regresar a Colima, su estado natal para reencontrarse con su esposa María Vázquez y dos hijos, Jaime y Ricardo Chávez, de quienes no sabe nada.

“Trabajaba limpiando carros en la línea, ganaba 120 pesos y con esos comía y compraba mezcal ‘un tonaya’ para quitarme la sed, me costaba 22 pesos un litro y me duraba unas cuantas horas, no recuerdo cuanto tiempo dormía, despertaba y volvía a hacer lo mismo, perdí noción del tiempo, veo esta oportunidad como una luz, quiero recuperarme, lo haré porque quiero vivir bien”, señaló.

Al igual que el señor Luciano, hay quienes desean localizar a sus familiares, pero su grado de dependencia los llevó a perder todo número o información de contacto.

 

Como parte de las acciones del “Programa de Inclusión de Personas en Situación de Calle”, DIF Tijuana pone a disposición de la ciudadanía la línea de apoyo local 075 y desde el interior de la República Mexicana el teléfono (664) 682-8000 con extensión 8060 para información de personas rescatadas.